Toallas para Bebés

A todas nos gusta mucho que las toallas de nuestros bebés estén blandas y esponjosas cuando se sequen las manos o se envuelvan en ellas, pero es muy cierto que con el tiempo van perdiendo su suavidad. En este artículo te voy a enseñas cómo conservar las toallas para bebés en perfectas condiciones durante más tiempo.

Escoge la toalla correcta

Lo primero y más importante es escoger o comprar toallas que verdaderamente sean de calidad, de esa manera los bebés podrán disfrutar de la suavidad. Para eso, es recomendable que valores el gramaje y la cantidad de algodón que contienen.

  • El gramaje, cuanto más alto sea, mucho mejor. Tienes que indicar el peso de la toalla por metro cuadrado, y cuando más gramaje posee, significa que más pesada es la toalla y mejor absorberá. Lo normal es que este oscile entre los 300 y los 600 g/m2.
  • Por otro lado, el grado y el tipo de algodón es el factor muy importante, ya que es el que concede la sensación de suavidad a la toalla. Por eso, cuanto más porcentaje de algodón, la toalla será mucho mejor. Las toallas más recomendables son aquellas que están fabricadas con algodón high grade, una variedad que posee fibras extra largas y presenta mayor fortaleza, absorbencia y una suavidad extraordinario.

Tanto si es para un regalo como para renovar tu menaje, no te olvides en leer minuciosamente la etiqueta de la toalla antes de comprarla.

toallas-para-bebes1

Lava adecuadamente la toalla

Las toallas que son de buena calidad conservarán su suavidad natural por mucho tiempo de lavados, pero si gustas que su absorción y su estado general sean inmejorable, te recomiendo que pruebes estos consejos:

1.- Tienes que lavar las toallas de color siempre separadas, con prendas ligeras y de colores similares.

2.- En la colada, tienes que incluir prendas de diferentes tamaños para que el conjunto sea mueva mucho mejor durante el lavado, y no sobrepases la cargada aconsejable.

3.- Usa detergentes que sean suaves y en su cantidad justa, de esa manera el tejido no se endurezca y conservará sus propiedades absorbentes. Aunque no lo creas, las nuevas cápsulas liquidas de Ariel son perfectas para lavar las toallas de los bebés, ya que tienen la cantidad exacta de detergente que tu colada necesita para un resultado adecuado y dejar las prendas esponjosas y suaves. Mantén siempre fuera del alcance de los niños.

4.- No es muy recomendable usar suavizantes, o usar poquito cuando sea necesario, ya que reduce la capacidad de absorción del algodón, logrando así reducir la funcionalidad a tus toallas.

5.- No utilices lejía, y si las toallas poseen manchas difíciles de eliminar, solamente tienes que añadir al agua media taza de amoníaco.

6.- No es aconsejable que llaves las toallas junto con prendas que tengan cremalleras, corchetes o botones, porque pueden enganchar el tejido, restando secado a la toalla.

7.- Para evitar que las toallas se deformen y encojan, te recomiendo que las laves en agua templada y sécalas a temperatura ambiente, en la cuerda, sin pinzas. Y mantente tranquilla, ya que las cápsulas líquidas de Ariel brindan óptimos resultados incluso a 30 grados C.

8.- Una vez que las toallas estén secas, tienes que doblarlas con mucho cuidado para que queden bonitas y pásales un toque de vapor. Para que pierdan la dureza, sin llegar a apelmazarlas, debes plancharlas con cuidado.

toallas-para-bebes

Trucos importantes

Cada detalle hace que tu hogar sea vea perfecto. Por eso, a continuación te dejo algunos consejos sobre cómo cuidar las toallas:

- Si las toallas son nuevas y sueltan pelusa, antes de usarlas debes dejarlas en remojo unas dos horas en agua fría, con un puñado de sal y un chorrito de jugo de limón o vinagre.

- Si el agua posee demasiada cal, coloca cada 4 meses una lavadora sin prendas, solamente con sal gorda en vez del detergente y a 40º de temperatura. Con esto conseguirás limpiar el tambor y los residuos de jabón por dentro.

- Si deseas recuperar el tacto suave que pierden las toallas con el tiempo y los lavados, agrega un poco de bicarbonato al agua del aclarado cuando las hechas en la lavadora. Pero, después no tienes que plancharlas.

- Para que las toallas no cojan mal olor, debes dejar que las toallas se sequen bien para ponerlas en el cesto de la ropa sucia y colócalas a secar lo antes posible tras el lavado.

- Para conservar unas toallas esponjosas y suaves, te recomiendo que las seques en la secadora a temperaturas bajas, y retíralas cuando aún no estén secas.

- Si deseas que las toallas huelan siempre bien, tienes que pulverizarlas de vez en cuando por encima con agua perfumada con tu esencia preferida.

Deja un Comentario