Cómo Prevenir un Parto Prematuro

Los bebés prematuros llegan al mundo antes que los bebés a término. Los partos prematuros tienen lugar antes de que se hayan cumplido 37 semanas de embarazo; los bebés a término nacen entre 37 y 42 semanas después del último periodo menstrual de la madre.

La causa de un parto prematuro se desconoce y es algo que la madre no puede controlar. Muchas veces los partos prematuros son provocados por afecciones médicas de la madre o factores de su estilo de vida durante la gestación, como padecer diabetes mellitus, problemas cardíacos o renales, hipertensión, no haberse alimentado bien durante la gestación o los sangrados causados por una posición anómala de la placenta.

Los partos prematuros obedecen a anomalías estructurales, al hecho de forzar mucho el útero para llevar más de un feto o al consumo de alcohol, tabaco o drogas ilegales durante la gestación. Los partos prematuros son más frecuentes en las mujeres mayores de 40 o menores de 19 años, y en las mujeres que han tenido un parto prematuro previamente.

No obstante, cualquier mujer puede tener un parto prematuro, y la mayoría de las madres que tienen bebes prematuros realmente carecen de factores causantes conocidos.

Loa bebés que son prematuros poseen muchas necesidades especiales, por eso tienes que recibir cuidados médicos distintos que los bebés a término.  Por este motivo, los bebés prematuros pasan la primera etapa de la vida extrauterina en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). La UCIN está diseñada principalmente para suministrar a los bebés prematuros una atmosfera que les limite el estrés y que compense sus necesidades básicas de nutrición, calor y protección para asegurarles un desarrollo y crecimiento correctos.

Gracias a los avances recientes en medicina neonatal, más del 90% de los bebés prematuros que pesan 800 gramos o más sobreviven. Los bebés prematuros que pesan más de 500 gramos tienen más del 60% de posibilidades de sobrevivir, aunque las probabilidades que sufran complicaciones son mayores.

bebés-prematuros

5 formas de prevenir un parto prematuro

  1. Mantente bien hidratada. Aunque no lo creas, no beber agua provoca contracciones, lo cual puede adelantar tu parto. Seguramente te preguntas ¿cómo saber si estás bebiendo suficiente agua? Pues tú orina tiene que ser de color amarillo pálido. Pero ten mucho cuidado: una vejiga llena también produce contracciones así que es importante que te mantengas cerca del baño.
  2. Conoce tus medidas. Conforme tu embarazo avanza, el cuello de tu útero se acorta. Recuerdas, si el largo es menor de 4 centímetros y tienes cualquier síntoma de parto prematuro debes consultar inmediatamente con tu médico.
  • De 16 a 20 semanas tiene que ser de 4 a 4.5 cm.
  • De 24 a 28 semanas tiene que ser de 3.5 to 4 cm.
  • De 32 a 36 semanas tiene que ser de 3 a 3.5 cm.
  1. Date tiempo. Si esperas menos de 9 meses entre tu último parto y el inicio de tu siguiente embarazo tienes mayor riesgo de tener un parto prematuro.
  2. Mantén tu cuerpo sano. Para eso, tienes que llevar una dieta sana y realizar actividad física, mientras que tu doctor no indique lo contrario. Llevar una dieta sana y hacer ejercicio es muy importante para evitar complicaciones como preclampsia o diabetes gestacional. Estas 2 complicaciones causan que un parto prematuro sea necesario.
  3. Conoce los síntomas. Los síntomas más comunes de que un parto prematuro se aproxima incluyen más de 5 contracciones por hora, dolor al orinar, manos y cara hinchados, sangre fresca que sale de la vagina, presión en la pelvis, dolor intenso en la espalda baja y vómito frecuente.

Te recomiendo leer también los siguientes artículos:

Deja un Comentario