Síntomas de embarazo primer trimestre

Las primeras semanas son las más intensas en cuanto a síntomas se refiere, ya que el inicio del embarazo se produce una gran alteración hormonal. A partir del cuarto mes el cuerpo de la mujer se va adaptando a la nueva situación y muchas de los síntomas desaparecen. Aquí me voy a centrar en los síntomas del primer trimestre:

Falta de menstruación

La falta de menstruación, es el primer síntoma de un embarazo para la mayoría de las chicas. Si eres una mujer regular y tienes periodos de 28 días, la falta de menstruación puede ser un síntoma muy clara de que estás embarazada. Pero, si en tu calendario menstrual hay atrasos, es mejor que busques otros signos que confirmen tus sospechas.

Recuerda, los medicamentos, el estrés y los cambios drásticos en ti dieta también afectan tu siclo menstrual. Antes de declararte embarazada, te recomiendo que analices los otros factores en tu vida.

sintomas-de-embarazo

Hinchazón y sensibilidad en los pechos

En algunas chicas, el síntoma más notorio del primer trimestre de embarazo, es la hinchazón y sensibilidad en los pechos. Desde los primeros días, los senos empezarán a prepararse para la lactancia. Los altos niveles de progesterona y estrógenos hacen que crezcan y se vuelvan más sensibles, tanto que muchas veces duelen al más mínimo roce de las prendas.

Por el agrandamiento de los pechos es recomendable que ajustes la tala del sujetador, a 1 o 2 tallas más. Son perfectos los de tela de algodón, que no tengan costuras ni aros que incomodan.

Náuseas

Las náuseas producidas por un embarazo aparecen sin razón alguna, son acompañadas de un mareo leve, generalmente no se relaciona con color intestinal o estomacal, y persisten barias día. Las náuseas ocurren con frecuencia en las mañanas, pero también te pueden dar en cualquier hora y durar un rango de tiempo.

sintomas-de-embarazo1

Cansancio y sueño

Otra de los síntomas más típicos de las primeras semanas, es el cansancio generalizado y las ganas de dormir a todas horas. Tu cuerpo están viviendo un gran cambio, tanto emocional como físico. Aumenta el volumen sanguíneo, el corazón y los órganos involucrados trabajan más de lo normal, además se forma la placenta y los principales órganos del feto, por eso es normal que exista un mayor consumo de energía.

La soluciona para el sueño y el cansancio es descansar siempre que se pueda. Cualquier momento es bueno para dar una cabezadita. La siesta lo debes hacer después del almuerzo, antes de cenar y anda a dormir más temprano de lo normal. La dieta saludable y el ejercicio moderado ayudan a elevar el nivel de energía.

Artículos relacionados:

Deja un Comentario